Un pedazo del sol naciente en el corazón de Sudamérica

La colonia OKINAWA I, compuesta por inmigrantes japoneses en Bolivia, prosperó gracias a su inquebrantable voluntad.