Japón. El país donde el consentimiento sexual no significa nada.

Polémica ha generado la normativa vigente y recientes fallos judiciales.